• Herbolario Allium: 91 381 10 92
  • Gastos envío 3 €
  • Envío gratis desde 70 €
  • Envíos de 2 a 5 días
  • Pedido minimo 30 €
  • Herbolario Allium: 91 381 10 92
  • Gastos envío 3 €
  • Envío gratis desde 70 €
  • Envíos de 2 a 5 días
  • Pedido minimo 30 €

Baba caracol + aloe vera + rosa mosqueta 100 ml de Prisma Natural

22,10 €

Disponible

Descripción

Crema de baba de caracol con rosa mosqueta y aloe vera. Favorece los procesos de cicatrización, antiinflamatorios y de regeneración de la piel, aliviando pieles dañadas, inflamadas o enrojecidas.

Se trata de una crema altamente hidratante y regeneradora para todo tipo de pieles, gracias a su contenido en extracto de baba de caracol (helix aspersa), aceite rosa mosqueta y extracto de aloe vera.

Aporta vitalidad, suavidad, luminosidad a la piel y conserva su tersura durante todo el día.

Contiene un factor de protección 15 por lo que actúa frente a los radicales libres ocasionados por los rayos solares.

El aceite de rosa mosqueta, obtenido de las semillas de la rosa silvestre, es muy rico en ácidos grasos poliinsaturados y tiene unas sobresalientes propiedades regeneradoras e hidratantes.

El aloe vera, tiene propiedades hidratantes, protectoras frente a la radiación solar, lenitivas y astringentes. Es rico en principios de naturaleza mucilaginosa (retiene el agua), por lo que genera una continua rehidratación cutánea.

Además, contiene oligoelementos, aminoácidos y vitaminas que le aportan propiedades emolientes, calmantes y refrescantes.

Información adicional sobre el producto

Código Producto
8437006168700
Presentación
Envase 100 ml.
Composición
Aloe vera, Rosa Mosqueta y crema de baba de caracol
Modo de empleo
Se aplica la crema sobre el rostro y cuello masajeando suavemente.
Precauciones
Uso externo
Empresa:
Prisma Natural
Más información
Desde tiempos inmemoriales el hombre ha atribuido al caracol propiedades especiales, principalmente aquellas relacionadas con el cuidado de la piel. Se sabía que los cultivadores de caracoles curaban rápidamente los pequeños cortes y heridas que se producían en el manejo de estos animales. Es más, la piel de sus manos mantenía un correcto trofismo e hidratación, a pesar del duro trabajo realizado. Todo ello hizo pensar que había algunas sustancias específicas en esta secreción que comunicaban a la piel su papel protector y estimulante.